ENCICLOPEDIA FINANCIERA

Manual de Invertir en Bolsa

Diccionario  |  Terminología  |  Manuales

2. 11. Soportes y resistencias

Índice | Otros manuales

Los soportes y resistencias tienen gran importancia en los mercados, muchas personas sólo operan en base a estos, sin tener para nada en cuenta las demás figuras, tanto de consolidación como de cambio de dirección, ni los volúmenes.

Sin embargo debemos tener en cuenta que tanto los soportes como las resistencias se encuentran en íntima relación con el resto de formaciones, así podríamos identificar la línea inferior de un triángulo descendente como un soporte y la superior de un triángulo ascendente como una resistencia.

Definimos el soporte como el nivel de precio en el que las acciones se paran en una tendencia bajista, como su nombre indica, el precio se mantiene, se soporta a ese nivel, la demanda a ese precio es muy grande y consigue frenar la tendencia bajista durante un tiempo apreciable, lo normal es que después de apoyarse en el soporte el precio reaccione hacia arriba.

La resistencia es justamente lo contrario, un nivel de precio en el que hay un volumen enorme de a acciones a la venta y consigue detener durante un periodo de tiempo apreciable la tendencia alcista que la llevo hasta allí.

Lo que nos debe quedar muy claro es que los soportes una vez atravesados se convertirán en resistencia para el próximo avance e igualmente las resistencias que se perforan al alza actuaran de soporte en las correcciones que le sigan.

Para calcular la fuerza de un soporte o resistencia es importantísimo el volumen, imaginemos que una acción tenía soporte en 20 Euros, la acción había subido de 15 a 23, para luego retroceder y encontrar soporte en 20 de personas que creen que a este precio la acción está barata, el soporte en 20 actúa y se produce una elevación del precio hasta quizás, 21.75 pero aquí se gira y vuelve a 20, oscila por sus alrededores unos días para acabar penetrándolo a la baja hasta 17.5 Euros, habrá multitud de inversores que creían que 20 era un buen precio pero ahora ya o están tan seguros y lo que desean es poder salirse del valor sin perdidas, así que esperan a que los precios vuelvan a 20 o cerca para poder salir ilesos de la operación.

Estas ordenes de venta crearán una resistencia a la corrección, parando la subida en 20 Euros, lo que antes era un soporte se ha convertido en una resistencia. Ocurre lo mismo con las resistencias que son atravesadas, más tarde actuara de soporte.

Pues bien el volumen habido en las operaciones en torno al soporte marcará la fuerza relativa de ese nivel al convertirse en resistencia, si el volumen no fue grande en el soporte a la hora de convertirse en resistencia, está o será muy fuerte, por el contrario si fue un soporte con muchas transacciones, será una resistencia potencialmente fuerte.

Otro criterio es el alcance del descenso, es decir hasta donde llegó el precio tras traspasar la resistencia, no hace falta explicar que cuanto mayor sea la distancia mayor será la resistencia

Tenemos que tener en cuenta también el tiempo que ha pasado desde que se formó el suelo y la evolución del mercado durante este tiempo. Por ejemplo la formación de un suelo en una acción al tiempo que el mercado está desarrollando una tendencia primaria bajista, opondrá una resistencia pequeña una vez que los precios hayan caído muy por debajo de ella, se hayan dado la vuelta en una tendencia primaria alcista y vuelvan a llegar a este nivel. Es lógico ya que el soporte en estas situaciones tampoco debió ser excesivamente fuerte.

A veces es sorprendente lo bien que se comporta una resistencia en una zona de suelo muy antigua, quizás de años, siempre que no haya sido atacada antes, esto es porque si hay una determinada oferta a un nivel y los precios lo atacan, no pueden con la resistencia en un primer intento reaccionando hacía atrás, en el siguiente ataque a ese nivel ya se ha eliminado una parte de esa oferta, siendo lo más normal que le sea más fácil conseguir atravesar la resistencia en la siguiente ocasión y así sucesivamente. Si tras dos ataques el tercero no tiene éxito deberemos tener cuidado.

Así hemos de tener en cuenta a la hora de calcular el poder de un soporte o resistencia el volumen, la distancia y el tiempo empleado. Lo más peligroso en estos casos es infravalorar la fortaleza de una resistencia.

Para localizar los soportes y resistencias en un gráfico a veces es aconsejable utilizar gráficos semanales o mensuales en vez de los diarios. Los gráficos diarios son especialmente útiles para las tendencias menores e incluso algunas intermedias, pero o ofrece una perspectiva fiable para las tendencias mayores y la mayoría de las intermedias. Para buscar los soportes y resistencias en estos casos es mucho más útil usar gráficos semanales.

El problema es que los gráficos diarios dan demasiada importancia a las tendencias menores pudiendo en ocasiones equivocarnos en cuanto a las tendencias mayores o intermedias.

La tendencia ideal que seguirán los precios en una tendencia alcista que cumpla todo lo que hemos dicho sobre soportes, llevaría los precios a máximos cada vez mayores cuya corrección les llevara a apoyarse justamente en el techo que les precede. A este movimiento se le denomina autocorrección y es bastante fiable, nosotros intentaremos comprar en los soportes, que están cercanos al máximo previo para vender lo más cerca posible del próximo máximo.

Lo malo es que antes o después se produce el fallo del soporte, esto es el soporte o actúa como tal y los precios caen por debajo de él. En una de ellas, los precios se aceleran desproporcionadamente una vez roto el soporte, cuando ocurre esto, rara vez va seguida de una reacción que vaya a apoyarse por debajo del soporte que se acaba de romper. Esto nos indica que se esta creando un área, que puede ser de consolidación o de cambio de dirección. Es lógico al romper el soporte, se está rompiendo la tendencia menor, los precios forman un nuevo área para ver que sucederá después.

Si la ruptura es de un soporte menor, indica cambio de dirección de la tendencia intermedia y si es de un soporte intermedio, indicará un cambio de dirección de la tendencia primaria.

La otra ruptura se produce con menos volumen ya aunque sus implicaciones son prácticamente las mismas, los precios volverán al nivel del soporte para apoyarse por debajo, para luego iniciar una nueva área de congestión.

Una equivocación muy frecuente es pensar que el soporte es el último nivel de precios donde la tendencia se apoyo para continuar su camino, por ejemplo, una tendencia alcista lleva los precios de 12 a 15 se produce una reacción que lleva los precios hasta 13 para llegar después a 18, el soporte no es en este caso 13, donde se apoyaron los precios para seguir la tendencia ascendente, sino 15.

Esto tenemos que tenerlo muy en cuenta, hay que acordarse de que los soportes una vez atravesados se convierten en resistencias del próximo avance y las resistencias en soportes.

Existe otro tipo de soportes o resistencias que surgen de manera espontanea sin tener ninguna referencia previa, nos referimos a aquellos que surgen en las cifras redondas, normalmente la gente al hacer una compra por ejemplo a 16, piensa, venderé en 19, nunca se piensa en 18.98 ó 19.01, se suele hacer en cifras redondas, de este modo se agolpa en la "figura" una gran cantidad de títulos para ser negociados. Estos niveles de soportes suelen aparecer cuando los precios se meten en niveles inexplorados previamente.

El volumen en las rupturas suele aparecer después de haberse producido, los precios llegan a un soporte por ejemplo, rebotan levemente hacia arriba y luego pasan días alrededor del nivel de soporte, se adentran y una vez que esto se ha producido, se experimenta un notable aumento del volumen seguido de un descenso mayor que aleja definitivamente los precios del nivel de soporte. Una vez más debemos estar atentos a la parte del gráfico que nos indica el volumen de negociación.

Anterior | Siguiente

 

 

 

Todos los derechos reservados

 contacto publicidad legal Política de Cookies

Enciclopedia Financiera, haciendo fácil la economía