ENCICLOPEDIA FINANCIERA

Manual de Invertir en Bolsa

Diccionario  |  Terminología  |  Manuales

4. 9. Riesgos de los derivados

Índice | Otros manuales

Ya hemos visto que los productos derivados permiten asumir o eliminar riesgos de una manera eficiente, y también que éstos no coinciden con los que asumimos cuando invertimos en lo que denominamos activos tradicionales. Esto implica que debemos conocer adecuadamente las características de estos productos y sus implicaciones, para no adoptar posiciones cuyas consecuencias somos incapaces de asumir .

Para conocer detalladamente los riesgos de los derivados, así como estudiar exhaustivamente sus características y las posibilidades que ofrecen podéis dirigiros a los temas de opciones y futuros de este curso. Por ello, a continuación sólo veremos el riesgo más importante que asumimos.

Posibilidad de pérdida total de la inversión y de pérdidas potencialmente ilimitadas

Cuando adquirimos opciones debemos pagar por ellas un precio o prima por ellas, que nos otorga un derecho durante un plazo de tiempo limitado (poe ejemplo, derecho a comprar 1 Telefónica a 100 durante tres meses). Si vencido este plazo no hubiésemos ejercido o vendido la opción, el derecho habría desaparecido sin compensación alguna, por lo que habríamos perdido el importe invertido. Esta posibilidad, aunque también existe en los activos tradicionales (quiebra de la sociedad, por ejemplo), sucede en general muy raramente para las acciones y los bonos, pero es habitual en los derivados.

Al vender opciones tendremos que comprar o vender el activo subyacente (por ejemplo, si vendo una call sobre Telefónica, me estoy comprometiendo a entregar una Telefónica dentro de tres meses a 100, con lo que tengo que comprar la Telefónica) pudiendo llegar a hacerlo en condiciones muy desfavorables para nosotros (de otro modo no se ejercería el derecho); en el caso de los futuros el compromiso de compra o venta es firme en cualquier coyuntura, ya sea favorable o desfavorable. Así, si el subyacente evolucionara de manera contraria a nuestra posición, tendremos que hacer frente al compromiso asumido, con la pérdida consiguiente. Por ejemplo, si me comprometo a vender 1 kgr. de naranjas por 100 en tres meses (sin tenerlo), y dentro de tres meses su precio es de 1.000, tendré que acudir al mercado y perder 900.

Las pérdidas, aunque potencialmente ilimitadas, están restringidas en los mercados organizados al margen que hayamos depositado, con lo que en el fondo puede decirse que tomando posiciones en derivados"sólo " podemos perder la totalidad de lo invertido .

Además de esta posibilidad, los precios en los mercados de derivados fluctúan más (son más volátiles) que los mercados tradicionales y las posiciones están condicionadas por variables que no pueden observarse, como la volatilidad .

Anterior | Siguiente

 

 

 

Todos los derechos reservados

 contacto publicidad legal Política de Cookies

Enciclopedia Financiera, haciendo fácil la economía