ENCICLOPEDIA FINANCIERA

Manual de Invertir en Bolsa

Diccionario  |  Terminología  |  Manuales

4. 6. Riesgo sistemático o de mercado

Índice | Otros manuales

Puesto que el riesgo no sistemátivo no proporciona ningún rendimiento al inversor, la rentabilidad de los activos arriesgados nos compensa exclusivamente por asumir riesgo sistemático. ¿Cómo medimos el riesgo sistemático de activos individuales?

Por otro lado, no todas las carteras presentan el mismo nivel de este riesgo. Según su composición, las habrá más y menos volátiles. ¿Puede determinarse entonces qué rentabilidad le corresponde a cada una, de acuerdo con el riesgo que implica? Necesitamos una referencia que permita relacionar rentabilidad esperada de la inversión y riesgo sistemático de ésta. ¿Cómo podemos elegirla?

Este concepto sólo tiene sentido si lo añadimos a una cartera diversificada, puesto que en caso contrario asumimos su riesgo total, no sólo el sistemático.

Añadir un activo a una cartera diversificada cambiará el riesgo sistemático de ésta, aumentándolo o reduciéndolo según las características del mismo y su relación con los demás componentes. En realidad, es este cambio del riesgo de nuestra cartera el único que debe importarnos, puesto que sólo deberíamos exigir rendimiento a nuestra inversión de acuerdo con él.

En este contexto se ha desarrollado una medida del riesgo que tiene cada activo individual cuando se añade a una cartera diversificada: la beta (β) , que se calcula según la siguiente expresión:

donde el subíndice R indica la rentabilidad de una cartera de referencia y cov() y var() hacen referencia a covarianza y varianza, respectivamente.

La beta de la cartera de referencia es la unidad, por lo que un activo con una beta de 1 tendrá el mismo riesgo sistemático que aquélla; un activo con una beta superior a 1 tendrá un riesgo mayor; y otro con beta menor que 1, inferior. Así, analizar cómo cambiará el riesgo de nuestra cartera al añadir un activo nuevo resulta sencillo: basta con comparar su beta con la de la cartera que ya tenemos.

Sin embargo, es necesario unificar la cartera de referencia, de modo que podamos comparar de manera homogénea las betas. Para ello se define la cartera de mercado.

Anterior | Siguiente

 

 

 

Todos los derechos reservados

 contacto publicidad legal Política de Cookies

Enciclopedia Financiera, haciendo fácil la economía