ENCICLOPEDIA FINANCIERA

4. 10. Operaciones con instrumentos derivados

Videos | Definimos | Manuales

Diccionario | Empresas | Buscar

Invertir en Bolsa

01-06-2017

La negociación de derivados en mercados organizados (los únicos en los que un inversor particular puede adquirirlos) presenta una serie de características que deben conocerse, puesto que, por una parte, restringen el abanico de productos teóricamente posible, y por otra, aplican una serie de normas y procedimientos destinados a aumentar la seguridad de la contratación.

Productos negociados

Los mercados organizados buscan asegurar que los productos que se contratan en ellos sean líquidos, es decir, se negocien en grandes volúmenes por número amplio de inversores con poca influencia individual en los precios. Para ello debe sacrificarse la especialización de los productos en aras de una uniformidad relativa, de modo que satisfagan de manera razonable a un gran número de inversores.

Este procedimiento se denomina normalización("para todos lo mismo") y afecta a los tipos de instrumentos disponibles, a los plazos en los que se negocian y a los activos en cuya evolución se basa su precio ( activos subyacentes ).

Normativa

Estas normas afectan a la conducta del inversor, tanto antes de contratar productos derivados como mientras su posición está abierta.

Antes de contratar productos derivados, debemos ser conscientes de todas las particularidades de estos productos, de los compromisos que asumimos, del riesgo que asumimos en cada caso y de las pérdidas que podríamos sufrir, que pueden ser cuantiosas. Para ello debemos informarnos y comprometernos por escrito firmando un documento que nos proporcionará nuestro intermediario financiero en el que afirmamos conocer todo lo anterior.

Además, cuando contratamos una posición de cualquier signo en futuros o una posición vendedora en opciones debemos depositar una cantidad de fondos o margen en una cuenta especial del mercado.

La finalidad del margen es garantizar que todos los inversores cumplirán los compromisos que han asumido, de modo que la negociación sea segura. Así, si nuestra posición nos causa pérdidas, éstas se descontarán automáticamente del margen depositado. En caso de que las pérdidas superen un límite y no aportemos margen adicional, nuestra posición será cancelada, de modo que no suponga un riesgo.

Además de los márgenes, existe otro procedimiento destinado a garantizar la seguridad cuando se opera con derivados: los límites a las posiciones que puede asumir un inversor individual.

Anterior | Siguiente

 

 

 

Todos los derechos reservados

 contacto publicidad legal Política de Cookies

Enciclopedia Financiera, haciendo fácil la economía