ENCICLOPEDIA FINANCIERA

2. 12. Líneas de tendencia

Videos | Definimos | Manuales

Diccionario | Empresas | Buscar

Invertir en Bolsa

01-06-2017

Para el analista técnico hay una verdad incuestionable, los precios se mueven por tendencias. Estas pueden ir hacia arriba, alcistas, hacia abajo, bajistas o hacia los lados horizontalmente, formaciones de consolidación. Su duración puede ser corta, menores, media, intermedias, o largas, mayores. Pero estas tendencias cambian de dirección alguna vez, de arriba abajo o de abajo a arriba, también pueden cambiar tras una etapa de consolidación. Nosotros intentaremos obtener beneficios tan pronto en cuanto tengamos claro que ha empezado una nueva tendencia tras un cambio de dirección, compraremos cuando creamos que la tendencia bajista ha cambiado para hacerse alcista y venderemos cuando pensemos que la tendencia alcista se ha completado y la tendencia va a darse la vuelta.

Utilizaremos las líneas de tendencia para apoyarnos en nuestro estudio sobre las demás figuras y tratar de anticipar los cambios de manera más temprana.

El fenómeno más atrayente para los novatos en el análisis técnico es comprobar como los precios se van apoyando en las líneas de tendencia como si estuviera preestablecido de antemano. Las tendencias menores e intermedias siguen líneas rectas casi siempre e incluso tendencias mayores se van a apoyar en la línea de manera inequívoca.

La línea de tendencia al alza es una línea que une los extremos inferiores de los retrocesos menores dentro de la tendencia, es decir, en una tendencia alcista que lleva cada nivel de precios a máximos cada vez mayores que los anteriores con mínimos también más altos que los que les preceden, la línea que une a los mínimos ascendentes será la línea de tendencia alcista. Esta línea es recta o casi recta, la línea que une los máximos de la tendencia no cumple esta peculiaridad de la rectitud tan a menudo, algunas veces si que aparecen unidos por una recta pero normalmente la línea que une los extremos superiores aparece curvada.

En el caso de una tendencia bajista la línea que suele ser recta es la que une los techos de las recuperaciones dentro de la tendencia, mientras que los suelos decrecientes pueden formar una línea recta o no.

Estas dos líneas la que va por abajo en la tendencia alcista y la que va por arriba en la bajista son las líneas de tendencia básicas

Imaginemos ahora una tendencia alcista, debemos tener claro que, cuando una línea de tendencia se rompe, el avance se ha acabado, se debe liquidar ese valor y buscar oportunidades de inversión en otros valores.

Cuando una tendencia menor se rompe, pero esta dentro de una tendencia intermedia alcista, es decir que todavía quedan oportunidades de ganar, se debe esperar hasta que se rompa la tendencia intermedia de lo contrario podemos dejar escapar buenas oportunidades de obtener mayores beneficios.

Pruebas de Autoridad

Cuanto mayor sea la cantidad de suelos que se han desarrollado en la tendencia alcista intermedia, mayor será la importancia de esta línea. Esta importancia se verá refrendada en cada prueba. Tras una subida con su primer retroceso podemos trazar la línea de tendencia, si el tercer retroceso lo lleva de nuevo a la línea que teníamos dibujada, entonces la línea de tendencia se ha confirmado, la damos por válida. Así cuantos más suelos confirmen la línea más importancia tendrá.

Cuanto más larga sea la línea más importancia tendrá. Tenemos que tener cuidado al hablar de esta prueba, si los dos primeros suelos están muy cercanos, esto nos puede conducir a un error ya que un tercero posterior puede caer por debajo del segundo, en este caso será bueno modificar la línea de tendencia y trazarla del primer suelo al tercero. Esto es porque uniendo los dos primeros suelos la línea puede ser demasiado escarpada o demasiado plana.

De este modo si la línea de tendencia se ha trazado desde suelos bastante separados con una buena recuperación y su correspondiente corrección que la lleve a apoyarse en la línea para volverse a ir hacia arriba, entonces daremos la línea de tendencia por buena.

El ángulo de la línea es una prueba válida para saber si la línea es de tendencia o no, si la línea es muy escarpada, se puede romper muy fácilmente a la baja, por el contrario si es muy plana, se puede desarrollar un movimiento de vuelta antes de que los precios vuelvan a la línea. Sin embargo puestos a elegir tendrá más significado la ruptura de una línea plana que la de una escarpada.

Lo escarpado de una línea dependerá del tipo de acción, tenemos que tener en cuenta de que acción estamos hablando y como se comporto en el pasado, hay que estudiar muy bien todos los gráficos y recordemos que estos deben ser lo bastante largos como para ser representativos, es decir o me vale el gráfico de un mes ya que puede distorsionar tendencias intermedias y mayores y sólo recalcar las menores. Esto es muy importante recordarlo.

Validez de la penetración

Podemos establecer también aquí tres criterios para confirmar la penetración.

El primero de ellos, es el alcance de la penetración, los precios no deben caer por debajo de línea de tendencia, sino que deben confirmarlo, deben cerrar al menos un 3% por debajo o por arriba del precio de la acción.

El volumen de actividad es el segundo punto a tener en cuenta, la ruptura por arriba de la tendencia debe estar acompañada de un notable aumento en el volumen, sin embargo este aumento de volumen no es necesario cuando la ruptura se produce por abajo, el volumen suele hacerse mayor una vez que ha roto la línea a medida que cada vez se va el precio más abajo

La tercera prueba es una mezcla, imaginemos que una acción cierra a un precio sólo un 2% por debajo del precio, pasan los días con muy poco volumen y no se recupera, los precios se acercan a la línea de tendencia por debajo pero no la sobrepasan. Debemos extremar el cuidado en este tipo de gráficos, ya que a la siguiente oleada de ventas se llevará el precio muy abajo.

Como todo en el análisis técnico no es seguro al 100% pero nos da una idea bastante aproximada de lo que puede ocurrir en el futuro. Cuanta más experiencia acumulemos en el estudio de los gráficos, más fácil nos será distinguir fugas verdaderas de fugas falsas.

Imaginemos que tenemos nuestra línea de tendencia dibujada en el gráfico pero los precios se van un poco por arriba o por abajo para después volver de la forma esperada a recuperarse, en este caso, podemos dibujar otra línea de tendencia que una este nuevo punto con uno anterior y ver como evoluciona, no quiere decir que sea necesario borrar la anterior, a veces si que será necesario, por lo que dijimos antes, que la línea sea muy escarpada o muy plana o sus puntos estén muy próximos en el tiempo. En este caso observaremos donde va a parar el siguiente repunte técnico antes establecer unas conclusiones que nos podrían llevar a error.

Los rechazos.

Si tenemos una línea de tendencia alcista intermedia a la que ya hemos probado y confirmado, y se rompe definitivamente, diremos que la tendencia alcista ha concluido y ahora podemos esperar un retroceso intermedio completo, que se lleve los precios al nivel en el que se inicio la tendencia intermedia o una fase de acumulación y consolidación.

Ante esta situación deberemos ser muy cautelosos a la hora de intentar sacar beneficios de esta acción. La consecuencia más probable a la penetración de la línea de tendencia es el retroceso. Llamamos retrocesos a las vueltas a las líneas de tendencia recién perforadas, por ejemplo en una tendencia alcista que es atravesada a la baja, los precios tienden a volver a apoyarse a la línea de tendencia por debajo para después confirmar la huida hacia abajo. Esto es lógico en cierto modo, la línea de tendencia actuara como resistencia en este caso. Del mismo modo en caso de una tendencia bajista la línea rota actuará como soporte.

Debemos tener en cuenta que los retrocesos no se producen cuando los precios atraviesan la línea de vuelta, es decir la línea de vuelta no funciona como soporte frente a un retroceso una vez que los precios lo han atravesado.

Las tendencias Intermedias bajistas son menos regulares y uniformes en su desarrollo que las tendencias alcistas, recordemos que en la tendencia bajista la línea de tendencia es la que une los techos de las recuperaciones y la línea de vuelta será la que une los suelos.

Los ángulos son mas pronunciados en las tendencias bajistas, esto es lógico pensando por ejemplo en un movimiento de pánico, en el cual todo el mundo se quiere salir a cualquier precio provocando un aluvión de ventas que dispara las cotizaciones hacia abajo

Las líneas de vuelta en los mercados bajistas carecen prácticamente de significado y nos será muy útil dibujar varias líneas de tendencia y conservarlas.

Debemos tener muy en cuenta a pesar de todo que la última oscilación bajista intermedia que conduce al suelo final es más definida, muy parecida a un canal alcista clásico, esto es muy interesante ya que nos da una pista para predecir el final de un mercado bajista.

Por ultimo veamos la amplitud del movimiento, medimos la distancia en puntos desde el techo de la cabeza a la línea clavicular que trazamos y midamos esa misma distancia desde el punto en que se rompió la línea hacia el sentido en que se penetró. El nivel de precio marcado es el objetivo probable al que deberán llegar los precios en el futuro.

Recordemos por último que hay tanto suelos Cabeza y Hombros como techos con consecuencias similares.

Las consecuencias en líneas generales son las mismas sin embargo tienen unas características diferentes que comentamos a continuación.

El volumen de actividad alcanzado en la formación de la cabeza no alcanza el que se obtuvo en el hombro izquierdo, sin embargo en la recuperación de la cabeza el volumen es mucho mayor que la recuperación del hombro izquierdo.

En el momento de la confirmación de la ruptura el volumen de actividad alcanza unas cotas muy altas, mayores que en la ruptura de la línea clavicular a la baja.

Anterior | Siguiente

 

 

 

Todos los derechos reservados

 contacto publicidad legal Política de Cookies

Enciclopedia Financiera, haciendo fácil la economía