ENCICLOPEDIA FINANCIERA

Historia de la Economía del Comportamiento


Diccionario  |  Terminología  |  Empresas

Durante el período clásico, la economía tuvo una estrecha relación con la psicología. Por ejemplo, Adam Smith escribió La Teoría de los sentimientos morales, un importante texto describiendo los principios psicológicos de la conducta individual, y Jeremy Bentham escribió extensamente sobre los fundamentos psicológicos de la utilidad. Los economistas comenzaron a distanciarse de la psicología durante el desarrollo de la economía neoclásica, ya que buscaron redefinir la disciplina como una ciencia natural, con las explicaciones de la conducta económica deducidas de supuestos sobre la naturaleza de los agentes económicos. El concepto de homo economicus fue desarrollado, y la psicología de este era fundamentalmente racional. Sin embargo, las explicaciones psicológicas continuaron apareciendo en el análisis de muchas figuras importantes en el desarrollo de la economía neoclásica, como Francis Edgeworth, Vilfredo Pareto, Irving Fisher y John Maynard Keynes.

Aunque la psicología casi había desaparecido de las discusiones económicas, durante el siglo 20, apareció una psicología económica en la obra francesa de Gabriel Tarde, el norteamericano George Katona y el húngaro Laszlo Garai- La utilidad esperada y los modelos de utilidad descontada comenzaron a ganar amplia aceptación, la generación de hipótesis verificables sobre la toma de decisiones bajo incertidumbre y el consumo intertemporal respectivamente. Pronto una serie de anomalías observadas y reproducibles cuestionaron esas hipótesis.

Además, durante la década de 1960 la psicología cognitiva comenzó a arrojar más luz sobre el cerebro como un dispositivo de procesamiento de la información (en contraste con los modelos conductista). Psicólogos especializados en este campo, como Ward Edwards, Amos Tversky y Daniel Kahneman comenzaron a comparar sus modelos cognitivos para la toma de decisiones bajo riesgo o incertidumbre y los modelos económicos basados en el comportamiento racional.

Un papel importante en el desarrollo de las finanzas conductuales y los campos de la economía fue escrita por Kahneman y Tversky en 1979. Este documento, "Perspectiva Teoría: Un Análisis de la Decisión bajo riesgo”, utilizó técnicas cognitivo-psicológicas para explicar una serie de divergencias en la toma de decisiones económicas de la teoría neoclásica (Kahneman, 2003). Al trazar la historia de la economía del comportamiento, debe hacerse referencia a la teoría de la racionalidad limitada por el premio Nobel Herbert Simon, quien explicó cómo la gente irracionalmente tiende a estar satisfechos, en vez de maximizar la utilidad, como generalmente se ha asumido. Otros precursores importantes de la moderna economía del comportamiento incluyen a Maurice Allais, cuya "Allais Paradox" representa un desafío crucial para principios de la utilidad esperada.

Con el tiempo, muchos otros efectos psicológicos se han incorporado a la economía del comportamiento, tales como el exceso de confianza, el sesgo de proyección, y los efectos de una atención limitada. Otro hito en el desarrollo del campo de las finanzas conductuales incluye la concesión del premio Nobel a Daniel Kahneman en 2002 "por haber integrado percepciones de la investigación psicológica en la ciencia económica, especialmente en relación con el criterio humano y la toma de decisiones bajo incertidumbre."

La Teoría de las expectativas es un ejemplo de la teoría generalizada de la utilidad esperada. Aunque no se incluyen en los debates de la esfera de la economía del comportamiento, la teoría generalizada de la utilidad esperada está igualmente motivada por preocupaciones acerca de la inexactitud descriptiva de la teoría de la utilidad esperada.

La economía del comportamiento se ha aplicado también a los problemas de elección intertemporal. La idea más importante es el de descuento hiperbólico, propuesto por George Ainslie (1975) y desarrollado por David Laibson, Ted O'Donoghue y Matthew Rabin, en el que una alta tasa de descuento se utiliza entre el presente y el futuro próximo, y una tasa más baja entre el futuro y el futuro lejano.

Otras ramas de la economía del comportamiento representan un desafío a la teoría de la utilidad neoclásica, enriquecer el modelo de la función de utilidad sin que ello implique falta de coherencia en las preferencias. Una gran cantidad de trabajos sobre la "justicia" y "altruismo recíproco" han sido desarrollados por investigadores como Ernst Fehr, Armin Falk, y Matthew Rabin, Estos han debilitado la hipótesis neoclásica de "egoísmo perfecto." Este trabajo es particularmente aplicable a la fijación de salarios en los mercados de trabajo. El trabajo sobre la "motivación intrínseca" de Gneezy y Rustichini y sobre la "identidad" por Akerlof y Kranton permiten a los agentes obtener una utilidad de la reunión de las normas personales y sociales, además de su consumo.
Debemos tener en cuenta que la economía del comportamiento (el enriquecimiento de los modelos económicos mediante la aplicación de la psicología) es distinta de la economía experimental (usando los métodos experimentales para estudiar las cuestiones económicas). No todos los experimentos de la economía son de carácter psicológico. Aunque muchos estudios de economía experimental (como el juego del ultimátum y el juego de bienes públicos) sondea aspectos psicológicos en la toma de decisiones.

Atrás Siguiente

 

Todos los derechos reservados

 contacto publicidad legal

Enciclopedia Financiera